Nuestros Monumentos

Mayor 2016

Infantil 2016

 

En el folklore de nuestro país, la Noche de San Juan siempre ha tenido una gran importancia. Desde los pueblos del norte hasta el sur, todos han celebrado a través del fuego, una noche cargada de magia y supersticiones. La noche del solsticio de verano, esa noche en la que el día es el más largo del año, y que en todos los lugares se festeja a través de hogueras. Tradición basada en la intención de prolongar ese día con la claridad que aporta el fuego, puesto que pasado el 24 de Junio, los días se acortan hasta el solsticio de invierno. El fuego también cumple otras funciones como la purificación de aquellos que lo contemplan y en algunos lugares, tiene significados esotéricos que hablan de brujas, pócimas y encantamientos.

Así, recorriendo pueblos innumerables y hogueras tradicionales, llegamos a Alicante. Nuestra ciudad, donde las hogueras toman una especial relevancia, lugar donde las gentes se unen para celebrar la noche de 24 de Junio quemando espectaculares monumentos creados por artistas y alimentados por el corazón de las comisiones de hogueras. Esa noche mágica llamada la Nit del Foc.

Las hogueras son monumentos cargados de arte construidos en madera, cartón piedra, corcho y pinturas que dan vida a los “ninots”, figuras emblemáticas y llenas de sátiras que critican de manera cómica y sana situaciones recientes del panorama local, nacional e incluso en ocasiones, internacional. Personajes de la televisión, políticos y demás personalidades famosas se ven cada año, reflejados en el color de las hogueras.

Cuando el 20 de Junio se acaba, los comisionados de las hogueras se afanan por terminar de decorar sus monumentos y retocar cada pequeño detalle para que al despertar el día 21 de Junio, el jurado que otorgará los premios de cada categoría vea sus monumentos radiantes, y cargados de finos y bonitos toques personales, como sólo pueden hacerlo quienes de ello se encargan en cada hoguera.

Así pasan los días, mostrando orgullosos a quien se acerca al racó, nuestros monumentos engalanados, pero los días de fiestas corren veloces, hasta alcanzarnos pronto con sus brazos la noche del 24, en la que las hogueras a las que hemos venerado, se ven de una manera distinta, mezcla de melancolía, de deseo del nuevo año, de sueños por llegar, de tantos sueños que esa noche se acaban. Vemos las hogueras inflamadas de lágrimas de fuego, hasta que se reducen a cenizas en el suelo y a latidos de emoción en el corazón de cada foguerer.

A continuacion todos nuestros monumentos

Mayor 2015

 

 

 

 

Infantil 2015

Mayor 2014

 

 

 

 

Infantil 2014

Mayor 2013

 

Infantil 2013

 

Mayor 2012

 

Infantil 2012

 

           Mayor 2011

 

 

 

 

 

 

Infantil 2011

 

Mayor 2010

 



 

 

 

Infantil 2010

 

Mayor 2009


 

 

 

 

Infantil 2009


Mayor 2008

 



 

 

 

Infantil 2008

 

Mayor 2007

 

Infantil 2007

 

Mayor 2006

 

Infantil 2006

 

Mayor 2005

 

 

 

 

Infantil 2005

 

Mayor 2004

 

Infantil 2004

 

Mayor 2003

 

Infantil 2003

 

Mayor 2002

 

Infantil 2002

 

Mayor 2001

 

Infantil 2001

 

Mayor 2000

 

Infantil 2000

 

Mayor 1999

 

Infantil 1999

 

Mayor 1998

 

 

 

 

Infantil 1998

Mayor 1997

 

Infantil 1997

 

Mayor 1996

 

Infantil 1996

 

Mayor 1995

 

Infantil 1995

 

Mayor 1994

 

Infantil 1994

 

Mayor 1993

 

 

 

 

 

Infantil 1993

 

Mayor 1992

 

Infantil 1992

 

Mayor 1991

 

Infantil 1991